domingo, 24 de junio de 2012

Violación a la privacidad

Hace unas semanas tuve la desafortunada experiencia de recibir en el buzón de mi correo electrónico  una carta dirigida a mi noblísima persona de parte de la candidata Josefina Vázquez Mota y de su partido, el hecho me molestó mucho, sin embargo, no hice nada... sólo una intrascendente queja en el muro de mi facebook.

Hoy después de casi haberlo olvidado y de estar a 8 días de las elecciones precidenciales, leí lo que en definitiva demuestra que tanto el PAN como el PRI no tienen escrupulos cuando se trata de pelear por el poder (seguramente también el PRD); hablo de la respuesta que Iván Escamilla (Secretario Académico del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM) dirigió a Peña Nieto tras, al igual que yo, haber recibido en su correo personal una carta presuntamente escrita por EPN invitándolo a votar por él y su partido.

La respuesta que Ivan redacta me parece tan elegantemente correcta y elocuente que me he tomado la libertad de compartirla por este medio, esperando que ni Iván ni su esposa Paula, que tanto quiero y admiro, se molesten por esto, acá les dejo el texto:

Estimado Sr. Peña Nieto:

Me tomo la molestia de contestarle (que en otra circunstancia me evitaría) por dos razones. La primera es que no sé cómo obtuvo su partido una base de datos de correos de investigadores, profesores universitarios y trabajadores de la cultura y el arte, porque me he enterado que en las últimas horas varios colegas míos han recibido correos "personalizados" como el que usted me ha enviado. ¿Quién se las proporcionó? ¿cuánto pagaron por ella?¿habrán reportado ese gasto, claramente ilegal, al IFE? Al respecto quiero decirle que considero su correo una violación inadmisible a mi privacidad, puesto que jamás he proporcionado ni mi consentimiento ni mis datos personales (como mi dirección de correo electrónico) para recibir sus mensajes. Absténgase de seguir contactándome de esta o alguna otra manera, pues de lo contrario me reservo mi derecho de actuar legalmente según considere conveniente para la protección de mi privacidad.

La segunda razón es que quiero dejarle perfectamente claro que no votaré por usted ni por los demás candidatos de su coalición. De hecho me ofende profundamente que considere que por recibir un mensaje con un contenido intelectualmente tan pobre como el suyo me convencerá de votar por su partido. Con ello simplemente me demuestra que tanto usted como la gente que lo apoya tienen un enorme desprecio por quienes desde el medio académico intentamos aportar con nuestro trabajo al avance de nuestro país. Creer que con tan deleznables argumentos, falsas promesas y mezquinas invocaciones al egoísmo como las que contiene su carta se puede comprar a una conciencia crítica solo sirve para delatar a una mentalidad profundamente autoritaria y cavernaria. No me extraña descubrirla en usted, ni mucho menos en su partido. Soy historiador y gracias a ello sé perfectamente que usted y quienes lo respaldan representan la peor tradición antidemocrática y corporativa de este país, la misma que durante setenta años hizo todo lo posible para "educarnos" en la sumisión cobarde y conveniente a un poder corrupto que se fingía benévolo hasta que a los ciudadanos se les ocurría exigir democracia, derechos y un modelo socioeconómico más justo. Ahora confían ustedes en que la nostalgia por el "orden" del Antiguo Régimen nos hará renunciar a lo que a lo largo de ya casi cuarenta años han conseguido varias generaciones en lucha contra el autoritarismo y la desigualdad. Me dan pena los medios tan burdos que emplean ustedes para conseguirlo, como su mencionado correo. O acaso será que, al enviar esos mensajes, nos está queriendo demostrar desde ahora que su gente sabe todo acerca nosotros y que nos tiene perfectamente vigilados, por si acaso se nos ocurre seguir siendo críticos de usted y de todo lo que representa. Sepa usted que, si su verdadero objetivo es amedrentarme, no lo está consiguiendo, y que por el contrario, me confirma aún mas en mis opiniones y en mi decisión acerca de mi voto el próximo 1 de julio.

Dicho todo lo anterior, me despido deseando lo mejor no para usted, sino para nuestro país.

Con un atento saludo,

Iván Escamilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario